Os hablo de mi Madrasa…

1780149_10205155029228507_1686432836868666083_o

Os voy hablar de mi educación y de lo mucho que me gustaba ir al colegio, que era bastante diferente al que estáis acostumbrados.

Mi Colegio era bastante grande y de una sola planta; tenía un patio inmenso y muchas aulas, muchos profesores y claro, también muchos niños. Es más, no había ratio que marcara el número total de alumnos. Y esa no era su única peculiaridad, mi colegio, “mi madrasa”, tenía esas ventanas que muchas veces se dejaban abiertas porque el siroco que había soplado días antes las había tirado, esa puerta que los propios alumnos nos encargábamos de cerrar. Esas aulas que los alumnos rotábamos, según la lista de clase, para limpiar y mantener el orden durante el tiempo previamente fijado por todos. Los recursos  ¡ay lo recursos! eran escasos, más bien simples, e incluso muchas veces brillaban por su ausencia y lo que abundaba en contraprestación era la ilusión de aprender en esas noches de estudio en grupos, en casa de algún compañero. A día de hoy lo sigo echando de menos… Los profesores eran esos grandes “funcionarios” que a veces iban y otras tantas no , pero las veces que lo hacían su presencia era notoria, les cantábamos el “buenos días maestros” y ellos, por su parte, se encargaban de llevar a cabo su labor. Eran rectos, detrás de sus turbantes oscuros o de sus “melhfas” había un verdadero edil que favorecía la total disciplina y respeto entre todos.

Por otro lado,  estábamos los alumnos, esos niños que iban y venían algunos días desayunados y otros muchos que no, días con los deberes hechos y otros tantos que no y recibíamos el castigo correspondiente, que se trataba, nada más y nada menos, que con un palo nos golpeaban en las manos y vaya si espabilábamos. Aún tengo el recuerdo de recibir varias veces y preguntarme el porqué, pero era girarme y ver que mis compañeros se reían y hacerme la valiente, por no decir lo contrario.

Eran esos tiempos en los que daba igual ir con la ropa de toda la semana que ir despeinado, que ir desayunado o sin desayunar, que ir con zapatillas o sin ellas, pero lo que si importaba eran los libros, libros que en mi caso heredaba de mis hermanas mayores y que posteriormente heredaron mis hermanas pequeñas. Y la presencia en clase, el estar y participar, no sé si era nota actitudinal o procedimental, pero de lo que sí estoy segura es que sin aquellos recuerdos y sin educación un pueblo está totalmente perdido, sobre todo porque no tiene nada que contar.

“La educación es el arma más poderoso de un pueblo” Nelson Mandela.

Benda Lehbib Lebsir.

Imagen: Carlos Cristobal.

Anuncios

3 pensamientos en “Os hablo de mi Madrasa…

  1. Pingback: Os hablo de mi Madrasa… | Voz del Sahara Occidental en Argentina

  2. La Madraza,es el momento en el que los niños convierten su memoria en pergamino en el que los maestros dia,a dia escriben,inculcan y plasman;la ciencia,el saber y la historia de una Patria secuestrada,porque no existen los recursos materiales que pueden tener todos los niños del mundo.Benda nos traslada a ese mundo fantastico donde a pesar del Drama Humanitario y las adversas condiciones climaticas,los niños consiguen aprender a dominar la Ciencia a pesar de la dureza de la Naturaleza.

    Le gusta a 1 persona

  3. Pingback: RESUMEN SEMANAL DE NOTICIAS SOBRE EL SAHARA OCCIDENTAL (ENTRE EL 21 Y EL 28 DE MARZO DE 2015) – Nº 134 | Voz del Sahara Occidental en Argentina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s