Yo también fui niña del Vacaciones En Paz.

IMG_1842

Yo también fui niña del Programa Vacaciones en Paz, ese programa que trae a España miles de niños y niñas saharauis durante los dos meses de verano a conocer, a experimentar y sobre todo a iniciarse en un mundo totalmente desconocido. Todo empezó cuando mis dos hermanas mayores venían a España, ellas me contaban su experiencia con los ojos totalmente abiertos y es cuando quise ser mayor, llegar a los 7 años cuanto antes y poder compartirlo yo también. En febrero nos solían hacer la foto individual en la “Madrasa” o colegio, que meses más tarde se convertiría en un pasaporte colectivo, lo cual facilitaría nuestro traslado desde los campamentos a España durante los dos meses de verano.

Llegó mi momento y recuerdo que tenía exactamente 6 años, puesto que hacía 7 en septiembre, cuando dijeron mi nombre y rápidamente me coloqué el pelo, sonreí entre los nervios y la mirada impactante de quienes me rodeaban y que estaban igual o más nerviosos que yo. No volví a ver a aquellos señores que me hicieron la foto y me dieron un número de un documento de identificación. Y ya en mayo nos llamaron en la Daira, o por lo mismo Lidara, en donde habían colgado unas listas con nuestros nombres, comunidad autónoma a la que íbamos a ir y nuestro número de pasaporte.

Todo se acercaba y cada vez los nervios aumentaban más, lo reconozco. Volví corriendo a casa y apunté mi pasaporte en la pared, que por cierto allí sigue a día de hoy. Era una cicatriz abierta, una ilusión, una herida de recuerdo. Con 6 años me iba a ir y no sabía dónde iba a aterrizar…

Llegó junio y como de costumbre empezaron a llamar por la radio desde altas horas de la mañana a todos los pasaportes que les tocaba ir a lo largo de ese día, no sé si era mi buena o mala suerte pero el mío nunca le llamaban, pasaban los días y yo seguía con la misma esperanza. Por fin, en la segunda quincena de julio, cuando ya no me esperaba ningún vuelo, volvieron mis nervios y ahora sí que sí. Era un día caluroso, el silencio impactaba, me tocaba estar a las 4 de la tarde en mi Madrasa “Castilla la Mancha” , escuela que corresponde a todos los niños de Smara como punto de concentración, para iniciar el viaje hacia el aeropuerto.

Mi familia se repartieron los deberes, mi madre por su parte se levantó, mandó a mis hermanas comprarme algunos detallitos que traería a mi familia de acogida y mi padre escribirles una carta donde les hablaba de toda la familia y sobre todo de mi. Llegó el momento y la temida despedida, era un “vuela hija, es tú momento y no defraudes”. Nunca había salido de mi casa, y tenía que comportarme como es debido, agarré mi mochila como un tesoro y no pegué ojo, es más ese viaje duró tanto que se me pasó volando, detallaría cada momento de aquello pero me quedo con la sonrisa de mi familia de acogida, los brazos abiertos y cómo no, la casa también.

Nos conocimos, lloré como es lógico y de repente me acordé de los regalitos y rápidamente empecé a repartirlos entre los miembros de mi familia, no recuerdo si les gustaron o no pero sí los abrazos que me dieron; yo entonces era adulta en miniatura, todo era observar, preguntar, y de vez en cuando sonreír.

Sin olvidar mi cara de fascinación al ver una fuente de agua, la playa, la piscina, y tampoco la de mi madre biológica cuando a las 5 de la mañana de un 2 de septiembre aparecí por casa, como si de un sueño me hubiera levantado. Y sí era un sueño, hasta las 8 de la mañana no pegué ojo, y ésta vez contando todas las maravillas que había vivido, incluidas las caídas de la bicicleta, la cantidad de chuches que comí en dos meses, las mil y una maravillas que a día de hoy sigo contemplando como si tuviese mis 6 años de entonces.

Ahora, no tengo la edad para poder disfrutar del vacaciones en paz pero sí del vacaciones a los campamentos; cada 9 meses estudiando en España, toca un verano a 50 grados y está vez sin nada material y con todo que observar, más que nada lo que pierdo en 9 meses lo gano en dos.

Benda Lehbib Lebsir.

Anuncios

12 pensamientos en “Yo también fui niña del Vacaciones En Paz.

  1. Siempre recordaré con cariño a aquella niña flaca que nos trajeron un día desde Smara. Sektu llegó cargada de regalos. Pero no de regalos tangibles, de esos que se tocan con las manos. No. Nuestra pequeña llegó con generoso corazón dispuesta (y lo consiguió) a conquistar a nuestra familia. Bendita hora. Después ha habido mas pequeñas saharauias como ella y a todas las hemos querido, pero recordar a Sektu nos lleva a recordar nuestros viajes a los Campamentos de Tindoof. A las calamidades de aquellos viajes interminables, a la alegría de pensar en aquellos amigos que nos esperaban. Emocionante. De esos viajes nació mí libro de poemas Sahara ¡Por un sueño de libertad!
    ¡Sahara Hurría! ¡Hurría li shab saharauyín!

    Me gusta

  2. Pingback: Yo también fui niña del Vacaciones en Paz | Voz del Sahara Occidental en Argentina

  3. Pingback: Porque las historias de niñez merecen ser contadas: Rutinas de mi día a día (campamentos de refugiados) – Sáhara nunca olvidado (una canaria en el Sáhara) – Yo también fui niña del Vacaciones En Paz. (niña saharaui en España) | Comite

  4. Pingback: Porque las historias de niñez merecen ser contadas: Rutinas de mi día a día (campamentos de refugiados) – Sáhara nunca olvidado (una canaria en el Sáhara) – Yo también fui niña del Vacaciones En Paz. (niña saharaui en España) | Comite

  5. Pingback: Porque las historias de niñez merecen ser contadas: Rutinas de mi día a día (campamentos de refugiados) – Sáhara nunca olvidado (una canaria en el Sáhara) – Yo también fui niña del Vacaciones En Paz. (niña saharaui en España) | Comite

  6. Pingback: Porque las historias de niñez merecen ser contadas: Rutinas de mi día a día (campamentos de refugiados) – Sáhara nunca olvidado (una canaria en el Sáhara) – Yo también fui niña del Vacaciones En Paz. (niña saharaui en España) | Comite

  7. Pingback: RESUMEN SEMANAL DE NOTICIAS SOBRE EL SAHARA OCCIDENTAL (ENTRE EL 18 Y EL 25 DE ABRIL DE 2015) – Nº 138 | Voz del Sahara Occidental en Argentina

  8. Las Vacaciones en Paz,son el viaje de la inocencia del drama humanitario hacia un mundo diferente,es llevar los recuerdos de arena y viento al mar,es el viaje de las estrellas de nuestro cielo Saharaui.Es el viaje del alma de un Pueblo llevando la CAUSA envuelta en la nítida inocencia,es un acontecimiento tan importante que plasma en cada familia Saharaui una inmensa alegria al ver como vuelven las “Estrellas” a su cielo.Gracias a Benda que transporta nuestra Causa a lomos de la palabra profunda y amena,gracias por llevar siempre tu Pueblo y su causa en tu espiritu.Los recuerdos dejarán plasmada tu presencia bajo este estrellado cielo junto a tu Pueblo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s