Estudiar en Cuba, tampoco fue fácil…

En momentos de crisis, sólo la imaginación es más importante que el conocimiento. Albert Einsteín

Eran principios de septiembre del año 1977, cuando fuimos a Argelia a estudiar, exactamente a las dos únicas zonas en las que se hablaba español: Ein safra y Muchriya. Justo cuando empezábamos a instalarnos,  desde Cuba le llegó al Frente Polisario un ofrecimiento de un número importante de becas para que estudiasen allí los jóvenes saharauis. Cuba no había reconocido a la RASD, pero sabía perfectamente de la existencia de los Saharauis y de nuestra condición de refugiados.

12305442_515296755299245_172136770_n
Dos eran los objetivos del grupo seleccionado: primero formarse académicamente, y segundo y quizás el más importante que siendo doblemente exiliados, por un lado abandonando nuestra tierra y por otro alejándonos de nuestras familias teníamos la misión de difundir nuestra causa.
Todos jugábamos un único rol, y era representar la causa, un grupo que no éramos ni amigos ni hermanos,  saharauis desconocidos entre nosotros, unos niños todavía. Yo estaba cursando sexto de primaria, y era de los más pequeños a decir verdad. Nos dividían en grupos y en cada uno de ellos las edades eran distintas; los de más edad hacían un poco de hermanos mayores, nos recordaban el que tuviéramos que estudiar, nos preguntaban la tarea, etc.

12312165_515296988632555_1061506030_n
En Cuba, estábamos divididos en tres grupos, técnicos de grados medios, universitarios y los que aún estábamos en la fase de secundaria, pero siempre teníamos comunicación entre nosotros. Había un delegado de grupo, que era el que estaba pendiente de todo y de todos, nos ponía al tanto de la información que llegaba de los Campamentos, que entonces por falta de medios era bastante poca, y nos mantenía informados del resto de los grupos. Hacíamos talleres de distintos tipos de cultura, de historia, y sobre todo de celebración de actos conmemorables con el fin de mantener nuestra causa viva.
Cuando llegamos en esos momentos había una profunda crisis económica. Estábamos organizados en dos turnos: mañana y tarde, los que tenían el turno de mañana por la tarde aprovechaban para trabajar en el campo con el fin de favorecer su autonomía económica. Nos enseñaban el uso de utensilios básicos, cosas elementales que servían al menos para tener una experiencia en distintos terrenos.

12305817_515295735299347_29266720_n
Recuerdo que cuando fui, llevaba en mi mochila apenas comida, no tenía dinero, iba en busca de la experiencia, porque la situación en los Campamentos eran más que precarias. Sobrevivíamos a base de arroz con aceite. Y así pasábamos meses e incluso años. Nos prestábamos la poca ropa que teníamos, y para eso teníamos al delegado de grupo que informaba de cualquier necesidad ya sea de cuando nos poníamos malos, o que nos faltara algo, etc. Estábamos muy bien organizados, pero era una organización  que habíamos hecho nosotros mismos.
Teníamos un serio problema con la falta de ropa y de calzado; yo personalmente pasé un año entero con el mismo pantalón, me le ponía todos los días, pero el fin de semana se lo tenía que dejar a un amigo para que éste pudiese salir a la calle; mientras uno salía el otro se quedaba porque nos prestábamos ese único pantalón.

12277177_515296015299319_1236578976_n
Nuestro colegio estaba a 45 kilómetros de la ciudad y para coger el bus teníamos que andar 5 kilómetros. Fueron años de mucho sacrificio.

Como decía al principio, cuando nos llevaron a Argelia,  no nos daban clase profesores argelinos sino los propios monitores saharauis que nos habían acompañado desde los Campamentos. El objetivo además de aprender, ya que en 1977 no había escuelas en los Campamentos, era conocer otro mundo.En los campamentos no había nada, los hombres estaban al frente y las mujeres empezaban a construir los primeros hospitales, primeros ayuntamientos, etc.
Dos años después Cuba reconoció a la RASD gracias a nuestra presencia en la isla. Compartíamos todo, éramos una auténtica piña, y gracias a eso pudimos difundir nuestra causa y sobre todo estudiar, aunque lejos de la familia, pero en ocasiones hay que sacrificarse para realmente hacer algo de provecho.

Fdo: un Saharaui que estudió en Cuba.

Benda Lehbib Lebsir.

Imagenes: Jalil Mohamed.

 

4o Años, y ahora qué?

A veces la gente no quiere escuchar la verdad porque no quiere que sus ilusiones se vean destruidas

Federich Nietzsche.

Son 4O años ya y el conflicto sigue. les invito a que piensen qué sería de ustedes 40 años fuera de su casa; que sería de ustedes si de la noche a la mañana, tras siglo y medio de colonialismo, se convierten en moneda de cambio.

Se reúnen tres países, negocian y firman un pacto en el que la moneda de cambio es tu país, los territorios de un pueblo. Un pacto por el que te expulsan de tu casa y lo que menos te imaginas es el altísimo precio que vas a pagar por ello. familias separadas, generaciones perdidas, ancianos que con el paso del tiempo se fueron apagando, mujeres y madres de familias que se han visto obligadas a llevar a cabo tareas como construir escuelas, hospitales, viviendas y todo ello sin dejar de realizar su papel de madres y llevar la organización del hogar.

12049251_506776029484651_5768179028791412616_n

los niños por otra parte somos esa generación nacida en el exilio, en el desierto más inhóspito de todos, la hamada argelina, dependiendo completamente de la ayuda humanitaria internacional a causa de la falta de recursos propios; somos esa generación que nos hemos visto obligados a volar, a crecer lejos de los nuestros, somos el cerebro de un mundo en una mochila, el motor de una sociedad que no dejar de avanzar incluso en esas condiciones.

12079550_506636522831935_30134553906817348_n

Somos la generación de la responsabilidad de llevar a cabo lo que en su día comenzaron nuestros abuelos y en su caso padres, que desde bien pequeños se han visto obligados a vivir separados de sus progenitores, separadas las familias por un muro de más de 2000 km, con minas antipersona.

Los que viven al otro lado, el ocupado ilegalmente por Marruecos son la cruz de la moneda. Allí están viviendo la ocupación, los secuestros, las detenciones arbitrarias, las torturas, violaciones, insultos y todo tipo de vejaciones por el único delito de ser saharauis. Pero que orgullo el nuestro!!!

12195840_506640589498195_7218959776549058714_n

Insisto, 40 años; yo les invito a pensarlo, a imaginar todo lo que vive el pueblo saharaui que no deja indiferente a nadie, excepto a los políticos, y así es que cuando se trata de estos refugiados estos políticos se giran para hacernos creer que no existen. Y ¿qué mas? No vamos a pararnos a pensar lo que piensan ellos, tenemos motivos suficientes para seguir adelante, aunque de momento los Saharauis no estemos ni en paz ni en guerra, de momento…

Benda Lehbib Lebsir.

Imágenes: Jalil Mohamed (TV-RASD)