Viajar, es vivir.

Cabalgar, viajar y cambiar de lugar recrean el ánimo. Séneca.
Siempre he dicho que el viaje al Badia es una experiencia recomendable para todos. Es un lugar que sólo los Saharauis conocen, y tanto es así que en la nada pueden dar con el punto exacto de donde está quien buscan, es increíble.
12650236_10207110101024519_1379974087_n
Recuerdo la última vez que fui al Badia. Los días previos a la partida nos encargamos entre todos los miembros de mi familia a preparar el material que necesitariamos durante nuestra estancia en los Territorios Liberdos, que era bastante poco, un par de mantas y una jaima que mi madre había cosido durante varios meses, además de todos los enseres domésticos.El viaje en sí no era un viaje de turismo, ni mucho menos, era el viaje del reencuentro.
Insisto, sólo los Saharauis conocen ese terreno, allí han vivido verdaderas historias y es el viaje de su retorno. En el coche viajábamos varios familiares y con nosotros un señor conocido de la familia. Un hombre bastante mayor de edad, aunque a decir verdad no sabría que edad aproximada tendría, pero sus arrugas y su oscuro turbante delataban que era un hombre que no había tenido la vida nada fácil. Su sencillez de adivinar, de guiarnos a los demás en el viaje desató rápidamente mi curiosidad por estudiarle; conocía el terreno como la “palma de su mano”, era admirable.
12665782_10207110102424554_542956202_n
Llegado un punto donde todo era desierto, miraras por donde miraras, no sabrías nunca si a cientos de kilómetros llegarías a tú destino o no, pero se respiraba una paz absoluta. Sólo el aire que daba contra aquellos coches y aquéllas pequeñas sombras de una cazuelas apoyadas encima de unas piedras con el olor a la carne daban por hecho que por allí andaban personas.
11040031_776797875744915_791287841_n
La Badia no es más que eso, la sencillez del beduino Saharaui en estado puro, el levantarse y rápidamente beber un poco de leche, mientras toda la familia se reúne no para planificar, sino para estar juntos que ya era el plan perfecto. El pequeño rebaño de cabras sube y baja aquella montaña de Mheiris como quien goza de libertad absoluta, pero sí, es que los territorios liberados (la badia) es la libertad del Saharaui y el Saharaui en libertad personificada.

“Lo bello del Desierto es que en algún lugar esconde un pozo”
Antonio de Saint-Exupery.
Benda Lehbib Lebsir.
Imagenes: Hasana Sidi Albachir.
Anuncios

Un pensamiento en “Viajar, es vivir.

  1. Pingback: Viajar es vivir | Voz del Sahara Occidental en Argentina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s