Me hablaron de todo menos del sacrificio.

“No importa tanto el resultado sino el esfuerzo que supone para ti, para la familia que generosamente te acogen, te educan, te ayudan, te quieren, y un sinfín de cosas que hacen por ti a lo que estaré siempre agradecida. Pero también es para mí un esfuerzo importante, el que te vayas, el que te hagas mujer en un mundo totalmente cambiante, y el que crezcas día tras día y no pueda estar físicamente allí”, me decía mi madre un día de los muchos que hablo con ella sobre el tema de estar, estudiar y formarme en España.

No sólo son los nueve meses de estar lejos, de ponerme al día, al nivel que muchos compañeros de clase, al nivel social de comportamiento, actitud, y siempre sin perder de vista de dónde procedo, el tenerlo ahí presente día sí y día también.

Son nueve meses de sacrificio, de buscar siempre el eje de coordenadas en una pirámide que no deja de crecer, e incluso, a veces, mantenerse, el estar a caballo entre dos mundos, literalmente.

Hablar un idioma, pensar en otro, actuar de una manera y siempre tener la otra presente… En ocasiones no está de más parar, mirar atrás y ver todo lo que uno va consiguiendo, el tiempo pasa y nosotros crecemos, cambiamos, nos acomodamos, nos conformamos e incluso, a veces, nos permitimos el lujo de compararnos, cosa que no siempre es buena. No sé en qué momento decidí quedarme a estudiar en España, tampoco sé si entonces pensé en todo lo que supondría, en todas las dificultades que podría tener, ni si quiera pensé en aquel momento si iba a llegar a donde he llegado, pero lo que si sé y con total certeza es que volvería mil veces a ese septiembre del 2007 y volvería siempre a tomar esa decisión.

Las decisiones que tomamos en un momento dado, a veces, son el camino correcto para la construcción del famoso proyecto de vida que a corto o largo plazo vamos “entablando” nunca está de mal tener éxitos, pero tampoco está de más, de vez en cuando, fracasar, ir poco a poco, sin prisa, pero sin pausa, no importa si un día decides que tú cerebro se convierta en ese disco duro en el que sólo son los pendrive los que se intercambian continuamente, tampoco importa eso de que un día despiertes y tengas la necesidad de gritar en un idioma que no sepa nadie, ni que nadie te entienda, es más, es

maravilloso ir por el mundo llamando la atención con un color que te distingue, una bandera en la mano que te identifique, un apellido que cuando lo intenten pronunciar siempre te pregunten por el ¿de dónde eres? Y orgullosamente digas en voz alta soy Saharaui.

Es maravilloso que te busquen entre el montón para saber si estás ese día en clase o no porque de tu nombre sí que se acuerden, aunque la mayoría de las veces lo pronuncien mal. Es también fantástico que, mes tras mes, vayas viendo lo asentada que estas en un sistema fácil y a la vez difícil para ti, pero lo que sí es maravilloso es que con el paso del tiempo vayas viendo que los resultados en la mayoría de las veces van conforme a tu trabajo.  Que no importa tanto el dónde vas, pero sí importa de dónde vienes, porque gracias a eso, por muy difícil que sea y por muy complejo que sea entenderlo, estás hoy donde estás.

 

Cuanto más hacemos, más podremos hacer
W.Hazlitt


Benda Lehbib Lebsir.

Foto: Jalil Mohamed (Tv RASD)


Anuncios

4 pensamientos en “Me hablaron de todo menos del sacrificio.

  1. Pingback: Me hablaron de todo menos del sacrificio | Voz del Sahara Occidental en Argentina

  2. Pingback: RESUMEN SEMANAL DE NOTICIAS SOBRE EL SAHARA OCCIDENTAL (ENTRE EL 25 DE JUNIO Y EL 2 DE JULIO DE 2016) – Nº 193 | Voz del Sahara Occidental en Argentina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s