Como vayas al Sáhara…

El que no viaja, no conoce el valor de los hombres.

Proverbio saharaui. 

Cuando vayas a los campamentos, vas a poder descubrir que estás rodeado de arena, la misma compañera de todos tus días de viaje y a la que echarás de menos nada mas aterrizar en España. Jugarás con ella, irás descalzo y dirás más de una vez la famosa frase “nunca me lo había imaginado así”. Esa sensación espectacular y esas vistas que no se pueden explicar. Vas a poder llenar tus redes sociales de atardeceres y amaneceres que no necesitan filtros. Vas a tener a tu familia aburrida con lo que para ti fue una experiencia, irrepetible.


Como vayas, vas a ser capaz de descubrir lo que esconden los saharauis por dentro, ese respeto a los mayores por parte de los niños, la curiosa relación de padres y yernos, la crianza y cuidado de los hijos dentro del ámbito familiar. En definitiva multitud de curiosidades que no te dejarán indiferente.

Te impresionará su espíritu solidario. Te impactará su ritmo de vida, su lentitud y su infinita paciencia. Te llenarán de energía cuando todos hablan de seguir luchando, peleando hasta el final. Créeme, no son extraterrestres, pero es como si lo fueran.

Como vayas, vas a poder cruzarte con gente que son distintos a la gente que conoces, te enseñarán a valorar más la suerte que tienes. Te engañaran, y dejarás un trocito de ti en mitad de aquel desierto, como quien se desprende de algo tan valioso como vital para el. Son gente alegre por naturaleza, con muchísimo sentido del humor, simpáticos, acogedores, cariñosos, graciosos, o intentan serlo contigo, y súper amables. Te acogerán con los brazos abiertos, no importa si te conocen o no, siempre tendrán ese hueco en el que podrás encajar a la perfección como guante a la mano.

Como vayas, descubrirás, también, que no son perfectos. Que tienen sus fallos, pero esto es como todo, los polos opuestos también se atraen, o eso dicen. Te encontrarás con cosas que quizás no entiendas, o quizás te choquen. Que cada uno va a su ritmo, y que no les importa absolutamente nada el llegar tarde, es más no le ponen hora a nada porque siempre es buen momento para tomar el té.

Son independientes los unos de los otros, cada uno con lo suyo, con sus más y con sus menos. Con sus idas y venidas. Pero, por encima de eso, hay algo que les une a todos. Y es el orgullo de ser saharauis, y revendidcarlo cada vez que pueden hacerlo.


Como vayas, te quedarás corto con el “todo genial” para dar por finalizado un saludo que no acaba nunca, te aburrirán preguntándote hasta por el perro que tiene tú vecina con el que juega su niño en el Vacaciones en Paz. Sin olvidar tú intento de “acoplarte” a su rutina con el famoso “salam aleikum, aleikum salam”.

Como tengas la oportunidad de ir descubrirás su amor por su cultura, sus tradiciones, te enseñarán los rincones que marcan la diferencia en cada “Wilaya” esas diferencias que las hacen únicas y especiales. Y aunque sean los campamentos de refugiados, hay un montón de cosas que ver y recuerdos que coleccionar.

Como tengas la oportunidad de ir, probarás esa deliciosa gastronomía de la que tanto hablan allí: el cuscús con carne de camello o pinchos morunos. No habrás probado nada igual antes, te lo puedo asegurar. Y menos si te lo preparan con tanto mimo como lo hacen ellos. Ay como vayas, porque ellos se desviven porque a ti no te falte de nada.


Como tengas la oportunidad de ir, vas a tener que pasártelo bien, sino ya me lo contarás. Que si los niños se acercan a por caramelos, que si te saludan por la calle, que si te invitan a jugar con ellos. Y no digo nada, de las noches que querrás enrollarte en una manta y escuchar tantas historias que te quitarán el sueño por exprimir al máximo los días que te quedan. Te verás envuelto en sus historias y sentirás una impotencia que no sabrás explicar. Las estrellas te dejarán sin aliento cuando solo mirarlas se convertirá en tu rutina nocturna.

Te advierto, y ahora antes de que estés allí, que quien va se enamora, y pierde la noción del tiempo. Tanto es así, que les he visto hablando de no saber en qué día viven. No te digo más. Ahora sí, te aconsejo no ir al Sáhara, si es sólo de visita, puede que quieras quedarte allí para siempre.

Benda Lehbib Lebsir.

Imágenes: Carlos Cristóbal y Jalil Mohamed.

Anuncios

5 pensamientos en “Como vayas al Sáhara…

  1. Pingback: Como vayas al Sáhara… | Voz del Sahara Occidental en Argentina

  2. La jaima de la foto es MI jaima, en el 27, ahora daira… antes era azul, pero el siroco de este verano pudo con ella y ahora es verde, porque Rabab, la madre de mi hija saharaui, ha dedicado muchas horas de su vida en trabajar porque su familia tenga una jaima nueva: una familia saharaui sin jaima no es una familia completa.

    Le gusta a 1 persona

  3. Hermoso, mas que hermoso, pues no tengo palabras para expresar lo que mis lagrimas reflejan, hace mucho tiempo estoy enamorada de ti querida RASD, eres mi sueño perfecto, y confio en Dios en que algun dia mi sueño de caminar en tu tierra se hará realida, POR SIEMPRE SAHARA EN MI CORAZÓN, DIOS TE BENDIGA SIEMPRE.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s