Así como lo oyes.

Que bonita la vida
Tantas veces enorme
Te acaricia y te mima
Te hace sentir tan grande
A veces eres su niño
A veces enemiga
Que bonita la vida.

Dani Martín. (Que bonita la vida)

¿Quién dijo que fuera fácil? Nadie. Nadie dijo que nada de lo que hicieras fuera fácil, y lo cierto es que valdría la pena intentarlo todo. O casi todo, no dejarse nada en el camino, y sobre todo que estamos en la perfecta edad de arrepentirnos y no quedarnos con las ganas. Que la vida es caerse, tantas veces como sea necesario. Pero también es levantarse. Que lo importante de todo esto es no encariñarse con la piedra. Porque te hará volver a caer y ahí ya eres tú y no es la pierda. Hazme caso.

Que la vida es esa que va, y viene. Sin avisar. Sin ningún manual de instrucciones, sin previsiones. Nada. A su bola y a su manera. La vida, es esa marioneta que le encanta improvisar, pero es que improvisa contigo, y con todos, no te creas tú que es capricho de la humanidad, de eso, nada. Que la vida, amigo, ni siquiera ella sabe cómo vivir, y tú menos. Por eso hay que estar preparado y saber llevarlo lo mejor posible. Hablo de todo, incluida de tu voluntad, así como la vida misma.

15621644_10210025186920397_1208164642448805176_n

Te da errores, y no es que te les regale, es que te lo pone en el mismo camino. Muchos errores a decir verdad. Así para ponerte a prueba. Pero tranquilo, que sólo son para que aprendas de ellos. Para que cojas impulso. Para que vueles aún más alto la próxima vez. Para que ya sepas qué hacer y qué no. Y con quién hacerlo y con quién no. Para que no mires atrás. Ni para coger impulso. Que la vida te da palos. Muchos. Te da decepciones. Y te regala un poco de desconfianza. Pero luego siempre acabas agradeciéndolo. Créeme. Porque lo hace porque lo necesitas, porque es mejor darse cuenta de las cosas en el momento, que cuando sea demasiado tarde.

Porque la vida te da errores a ti. Sí, a ti que eres un luchador. A ti que eres un valiente, que sabes seguir adelante, que sabes llegar lejos a pesar de los miles de obstáculos del camino. Que la vida es eso, avanzar. Continuar a pesar de las miles de tempestades. Que después de la tormenta llega la calma, dicen. Y cuánta razón tienen. Que la vida seguirá ahí cuando todo se calme, y es entonces cuando te dará algo mejor. Porque las cosas pasan por algo. Porque si ahora pasa algo malo, será porque viene algo bueno. Seguro. La vida es así, sólo quiere enseñarnos. Y ponernos a prueba.

Y digo yo que, ¿habrá que aprovecharlo, no? Vamos a demostrarle que somos como se imagina. Que nos levantamos después de la peor caída de nuestras vidas. Y no hablo de nuestra primera vez en bici, ni del primer suspenso ni mucho menos. Vamos a demostrarle que utilizaremos la derrota para que nos lleve a una próxima victoria. Que no nos vamos a rendir. Que utilizaremos todo lo que nos pone delante para llegar a lo más alto. Para ser quienes queremos ser. Y no quienes quieren que seamos.

Y, sobre todo, vamos a demostrarle que, después de lo bueno, sólo puede venir lo mejor. Y es que ¿Quién dijo que fuera fácil? Como la vida misma, así como lo oyes.

Benda Lehbib Lebsir.

Imagen: Carmen Piñeiro Sánchez.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s