Respuestas FEBRERO.

Tú no sabes quién soy yo,

No sé quién eres tú,

Y en realidad, quien sabe que somos los dos

Y yo como un secuestrador, te persigo por amor,

Y aunque tú no sepas mi dirección, mi apellido y mi voz,

Y la clave de mi corazón…

Alguien soy yo (Enrique Iglesias)

He leído por aquí que llevas muchos años en España y por eso te pido ayuda. Mira hace apenas unos días llegó mi niño saharaui para estudiar pero sin llevar un mes en el instituto ya no quiere ir, no le gusta y tampoco creo que esté motivado. ¿Tú qué harías?

Evidentemente es un cambio radical tanto para el niño como para vosotros. Pero lo cierto es que es un comportamiento que entra dentro de lo “normal” en este tipo de situaciones. Yo personalmente me quedé en septiembre, por lo tanto empecé el curso con mis compañeros, pero aún así las dificultades son muchas, y lo son aún más comenzando más tarde que los demás Y eso no hay que obviarlo ni mucho menos.

En tú situación lo que haría es hablar con el niño, con los tutores para explicarles bien la situación porque muchas veces es la falta de “conocimiento” en este caso en el centro, lo que hace que los profesores lo atiendan por igual que el resto y en realidad el nivel está por muy por debajo de sus compañeros. No obstante, hay que darle tiempo de “adaptación” porque los primeros días son muy duros y el primer año es prácticamente imposible sacar todo el curso a la primera. Te recomiendo paciencia, pero sobre todo que le ayudéis entre todos para que se sienta acogido porque es un punto importante para que todo salga bien.

No entiendo porqué mi niña dice que hace frío en el Sahara, si siempre dicen que hace mucho calor por esas tierras.

Primero hay que situarse, evidentemente el frío que la niña te dice no es el frío del norte de España, ni mucho menos, pero cuando en verano pueden alcanzar 57 grados, por poco que baje de esa temperatura en invierno ya es novedad. Insisto, no es lo mismo que aquí pero sí que a lo largo del día varia muchísimo la temperatura, tanto es así que en febrero puede hacer 27 grados durante el día y 5 grados por la noche. No es extraño eso en los campamentos.

¿Qué dificultades tuviste cuando te quedaste a vivir en España?

Dificultades muchísimas.

  • El idioma: sabía perfectamente hablar, pero no sabía escribir, tenía muchas faltas de ortografía. Desconocía todas las materias que daban en clase y por supuesto el inglés fue mi asignatura pendiente durante varios años.
  • Las rutinas: no estaba acostumbrada a un sistema “socio-familiar” tan estructurado. Porque era ir a clases, volver a casa, comer, ponerme a estudiar y a la cama. La vida del verano que yo conocía no tenía nada que ver con las rutinas de invierno.
  • El clima: diez años después sigo quejándome del frío que llega a ver en invierno. No me acabo de adaptar del todo en ese aspecto.

He estado hablando con mi familia saharaui y me hablan de una empresa que lleva paquetes, y que los entrega bien a los niños, ¿sabes de alguna?

Sí. Es cierto eso que hay muchas empresas que trabajan para llevar paquetes o cartas a las familias en los campamentos de refugiados. Sólo tienes que ponerte en contacto con tu asociación y que ellos te digan si conocen una empresa con la que hayan trabajado.

Nosotros queremos que se quede aquí a estudiar, la niña también pero los padres no quieren. En un primer momento nos dijeron que sí y luego que no, ¿es normal eso?

Es de lo más normal. Primero hay que entender que para los padres es una decisión muy complicada, aunque os conozcan a la familia acogedora, pero dejar a su hija quedarse a estudiar es una decisión que no solo es de los padres sino de toda la familia (incluyendo tíos y demás). Es muy fácil desde aquí hacerles llegar vuestras buenas intenciones, darle una vida mejor, una formación que igual allí no podría tener, etc.

Pero es muy complicado dejar tu hija nueves meses o incluso años sin poder verla. No obstante, hay que ir poco a poco, no te recomiendo presionar a la familia biológica porque ahí sí que no se queda. Lo que sí te aconsejo es ir a verles, tramitar su pasaporte y que ellos tengan 100% la constancia de que su niña va a ir a los campamentos todos los veranos a verles pero sobre todo que les asegures que sólo es un acogimiento temporal.

Voy a ir en semana santa al Sahara por primera vez, y no sé que llevarles. ¿Qué crees que necesitan?

Necesitar lo que es necesitar cada familia es un mundo. Pero creo que lo más recomendable es que hables con ellos y les preguntes, aunque sí que es cierto que muchas veces a no ser que sea algo prioritario te dirán que no necesitan nada. No obstante tengo un post que te puede servir.

https://1saharaui.wordpress.com/2016/10/29/aspectos-a-tener-siempre-en-cuenta/

¿Por qué se casan tan pronto?

Ahora a día de hoy creo que ya es cuestión más bien familiar. Cada uno decide cuando se casa y cuando no. Antes sí que lo hacían pronto y era solía ser un acuerdo entre ambas familias, pero ahora no. Si una chica por ejemplo no estudia y sin embargo quiere casarse, se lo puede hacer perfectamente ¿por qué no?. Aunque sí que es cierto que no es que se casen con 15-16 años, se casan normalmente a partir de los 18 años. Siempre cuando ambos así lo manifiesten. Volviendo un poco a la pregunta del por qué, hay que tener muy en cuenta el mundo sociocultural en el que viven en los campamentos, que no tienen la posibilidad de formarse como quisiesen ni tampoco de trabajar en lo que quisiesen entonces la boda “temprana” es un poco por formalizar la situación ya que no está bien visto mantener relación “extramatrimoniales”

Muchas veces leo artículos de que la mujer saharaui ha evolucionado mucho en vuestra cultura pero siempre queda ahí la sensación de que al ser país musulmán también esté un poco sumisa al hombre (marido, hermano, padres) ¿Crees que la sociedad saharaui es machista?

La palabra machista es muy amplia. El machismo según mi punto de vista es un poco “el fanatismo” disfrazado. Y en ese sentido creo que no es machista pero tampoco es feminista. Me explico, la mujer saharaui es quien ha estructurado los campamentos, quien ha construido escuelas, hospitales, guarderías, huertos. Es quien dirige la organización local de las dairas, encabeza la lista de los barrios, etc. Está presente en la política pero sobre todo tiene una presencia importante y por lo tanto necesaria dentro de ámbito socio-cultural. Desde hace más de cuatro décadas no tenemos constancia de que haya ocurrido un caso de violencia de género entonces no sé si con esto te he explicado un poco la ausencia de machismo o no.

“En cualquier momento de decisión, lo mejor que puedes hacer es lo correcto, la mejor cosa siguiente es lo incorrecto y lo peor que puedes hacer es nada” Roosevelt.

Benda Lehbib Lebsir.

 

 

Te propongo un viaje.

Ya ha comenzado la cuenta atrás, se acabará.
No es que no me importe …
es que simplemente sé que lo hará.

¿De qué me serviría pensar que nunca sucedería?
Prefiero preparar una fiesta de despedida
por cada uno de aquellos días que fueron tan …

Rápidos, tan fáciles,
tan intrépidos, tan imbéciles ..
que se marcharán.

Despedida (Izal)

Si pudiera decirte algo te diría ve al Sáhara, pero sin reloj. Sí. Déjalo en tu casa, o intenta paralizarlo hasta tu vuelta. Hazme caso. Verás, te voy a dar un consejo sencillo, carga tu mochila de lo más básico. Sí. Lo simple, un par de pantalones, algo de higiene personal, y una cámara de fotos, por que tendrás mil momentos que querrás inmortalizar, no vaya a ser que por un casual desaparezcan de tu retina. Te diría eso, más que nada porque no quiero que te distraigas. Ve, de verdad, sin preocupaciones.

Deja atrás esas carreras que hacemos por coger el último bus, esos 20 minutos que dedicamos a la amiga para tomar un café rápido cuando sabemos perfectamente que merece más tiempo que ese. Deja atrás el estrés y esas colas en el supermercado y ve. Sólo es una semana que te cambiará y para bien. O eso dicen, los enamorados de ese desierto, pero más de su gente. Te pongo un poco al día, la cosa es que siempre que van a los campamentos hay algo que les impacta, oye pero a mí también y soy saharaui. Así que, no te puedo decir más que vayas y lo veas tú mismo/a.

12195840_506640589498195_7218959776549058714_n

Verás todo y te impactará, pero hay pequeñas cosas que ni aún queriendo no las vas a ver. Olvídate de ver a un yerno con su suegro comiendo, o tomándose un té juntos, es una falta de respeto en la cultura saharaui. Olvídate de que te hagan caso cuando digas que no quieres comer más porque ya estás que revientas, ellos te servirán un poco más. Mejor comer dos veces que dar explicaciones. Nada del otro mundo, ¿verdad?.

Olvídate de ese café de 20 minutos mientras intentas añadir un poco más de azúcar, porque allí lo que tomarás, y sí, es un té de infinitas horas acompañado de unas conversaciones que te envolverán en su realidad. Y de las que no querrás que acaben nunca. Curioso y sí es que verás que las chicas en plenos 40 grados van abrigadas como si estuviesen en Alaska. No intentes buscarle lógica, porque lo que quita el frío, quita el calor. Y es que allí matarían por tener tu piel blanca y tú pelo liso. Y no te digo nada de los maquillajes. Les encanta arreglarse son de lo más coqueta que hay. Y qué guapas se ponen, ¡madre mía!

12079550_506636522831935_30134553906817348_n

Muchas veces andamos buscando lógica a lo que no la tiene, y cuando menos nos lo esperamos, algo nos rompe los esquemas. Tenemos esa manía de intentar responder a algo que no tiene respuesta. Bueno, sí. Pero que para nada es importante, porque hay más verdad en lo real que en lo lógico. No gastes energía en ello, hazme caso.

Porque tengo que decirte que vayas, porque cuando menos te lo esperas estás de vuelta. Y tus lágrimas explicarán lo que tú no serás capaz de pronunciar. Porque la emoción, llega cuando le da la gana. Es así de caprichosa. Cuando pases un poco de ella, cuando decidas pensar en los demás, en disfrutar con lo que tienes, en no estar pendiente de que llegue o no. Ese día, habrás entendido perfectamente la esencia de que la “sencillez es lo que realmente, enamora”. Ahora que has ido, pon tu reloj en marcha, pero no olvides que solo hace falta salir de nuestra zona de confort, para saber mirar el tiempo. Pero sobre todo, apreciarlo.

Benda Lehbib Lebsir.

Imágenes: Jalil Mohamed.

A mi familia Saharaui.

 Y dejaremos que se escapen más momentos,
siempre buscando que haya más luz después de luz.
Y dejaremos que nos ganen tantos miedos
y la verdad es que me despierto y no estás tú.

las ganas (Dani Martín)

Tenemos la mala costumbre de asociar tiempo con olvido, y os puedo asegurar que no es así. O al menos no es mi caso. A mi familia saharaui, gracias por inculcarme aquello de “guárdate para ti el donde eres” y quizás por eso, sigo creyendo que quien se va, siempre debe volver. O de alguna manera, siempre atesorar aquello que es irremplazable, su familia. Porque existen razones para hacerlo. Y así lo creo.

Quiero que sepáis, que para ir lejos, mucho o poco tiempo, no significa deshacerse de las raíces de uno, ni mucho menos olvidarse de ellas. Y dejadme recordaros (aunque no leáis esto), que hay muchas. Infinitas maneras de brillar sin necesidad de ocultar la “tez” ni los rasgos que me hacen ser un poco diferente a los demás. Y me encanta serlo, es más, creo sinceramente, que esa diferencia me hace salir del montón.

img_2782

Os diré que, en muchas ocasiones, recuerdo perfectamente los consejos que me habéis dado, y les intento seguir en la medida de lo posible. Que no hay día que pase que no tenga la necesidad de hablar en hasania, aunque sea sola. Y si no preguntad a quienes me rodean. Ellos lo saben de sobra.

Ahora, entiendo perfectamente esas inseguridades que teníais cuando decidisteis que me quedara a estudiar, era lógico. Las entiendo y creedme que evito dar la razón a aquellos que hablan de “los niños perdidos”, los que ya no vuelven y que tanto miedo os dan a la mayoría de las madres saharauis. Porque, hay que ser valientes para vivir con esa angustia día sí y día también. ¡Os admiro!

IMG_2785.JPG

Os diré también, que no es tanto como parece. Aunque, para nada es fácil convivir siempre con la cosa de hacer lo “políticamente correcto”, lo que aquí sería “normal” pero que allí se vería como algo “fuera de sí”, es la cosa de ponerse dos capas. Nada del otro mundo vaya. Es como vivir un poco delante de un espejo, que refleja dos culturas totalmente diferentes, y os aseguro que siempre intento sacar más cualidades positivas que otra cosa. Y si en algún momento lo dudo, vuelvo a mirar.

Por último, quiero que estéis tranquilos. Nadie se “pierde” porque sí, y como decís allí “quien tiene lengua, siempre sabrá llegar.” Estaré el tiempo que sea necesario. Pero os prometo que el día que las cosas se tuercen. El día que yo misma no sea capaz de seguir mis objetivos. El día que me vea sin ilusión pero sobre todo el día que me mire en el espejo y no me reconozca, ese día volveré. Volveré para quedarme. Pero sobre todo, lo que nunca quiero que olvidéis, es que por muy lejos que esté, por mucho tiempo que pasé no hay día que no me acuerdo de dónde vengo, pero sobre todo a dónde voy. Y eso sí que lo llevo a rajatabla.

Benda Lehbib Lebsir.

Imágenes: Ángel Gómez Mediavilla.

El Sistema Educativo Saharaui.

Hay alguien tan inteligente que aprende de la experiencia de los demás.

Voltaire.

Los refugiados saharauis, y especialmente los jóvenes, que han nacido en ese desierto argelino, están ansiosos por tomar el control de su propia vida. A pesar de tratarse de personas bien formadas y con un elevado nivel educativo, sus opciones están fuertemente limitadas. La frustración que esto genera se ve agravada por la total incertidumbre sobre lo que les depara el futuro.

Quizás en los campamentos de refugiados saharauis donde la República Árabe Saharaui Democrática ha conseguido uno de los éxitos más importantes ha sido en el campo de la educación. Han pasado del 85% de la tasa de a analfabetismo a la total escolarización de la población en edades comprendidas entre 3 y 12 años.

IMG_2792.JPG

Es por lo tanto, un éxito sin precedentes contando con las desfavorables condiciones de una situación de guerra y no guerra, un medio inhóspito, falta de programas educativos autónomos, falta de profesorado, de medios didácticos y de material educativo.

Es en la escuela donde se opera las transformaciones con profundidad de la sociedad saharaui, unidad del pueblo, dignidad nacional, igualdad de sexos y responsabilidad de cada uno en la construcción de la sociedad. En definitiva, el afianzamiento de los valores humanos y señas de identidad nacional. Tras completar la educación elemental, viajarán a Internados. Por último, Argelia o España y en su momento Libia, serían los destinos que completarán la formación académica en centros universitarios.

En la Constitución de la R.A.S.D, se hace mención al derecho de todo ciudadano a la educación (art. 25.) los niños de entre 3 y 12 años tendrán obligatoriamente que asistir a las escuelas. Llegada a esa edad, son los padres los que decidirán si los menores continúa su formación o no.”

IMG_2775.JPG

Y dejando atrás las condiciones en las que se vive en los campamentos de refugiados de Tindouf, la población saharaui ha sido capaz de organizar el siguiente sistema educativo.

Por un lado la educación preescolar, es lo que equivale al Segundo Ciclo de educación infantil (de los 3 a los 6 años) y se cursa en las “Guarderías” porque el espacio como tal está separado de los centros escolares de educación primaria. Los profesionales que trabajan en esta área son madres o jóvenes voluntarias expertas en la educación de los niños, pero sin ser tituladas como tal.

Por otro lado la educación primaria, compuesta de cinco niveles o cursos (de los 6 a los 11 años). Se lleva a cabo en los colegios o “Madrasa” y los profesionales son en algunos casos maestros y en otros también voluntarios que han hecho estudios superiores sin llegar a obtener la titulación requerida.

La educación Secundaria, (ESO)  a día de hoy y gracias a los avances que se han ido dando en los campamentos, existen centros que imparten esta etapa, aunque también, existe la posibilidad de que llegados a esta etapa, los niños y niñas pueden seguir formándose en Argelia, gracias a una beca que concede el Gobierno Argelino a los refugiados. Y se divide en cuatro cursos o niveles.

IMG_2774.JPG

No puedo hablar del Sistema Educativo Saharauis, sino es haciendo una pequeña mención a los recursos de los que disponen, y en este caso,  son escasos por no decir inexistentes, apenas tienen una pizarra, tizas y unas mesas en las que se pueden sentar entre 30 y 40 alumnos que es lo que marca “la ratio”.

Un profesor en los campamentos de refugiados saharauis, es el encargado de impartir todas las asignaturas. La falta de recursos materiales,  apenas es problema para que los saharauis apuesten por la educación como parte elemental de su desarrollo sociocultural, porque consciente o inconscientemente  de ello, están dando un arma a las generaciones que hemos nacido en los campamentos y es una formación básica que nos permite ir más allá de las condiciones en las que nos hemos visto envueltos.

Benda Lehbib Lebsir.

Fotografías: Ángel Gómez Mediavilla.

El Sistema Educativo Saharaui en el programa “La cultura del Mañana” Acup Radio Palencia dirigido por Alfredo García Misas.  http://www.ivoox.com/cultura-del-manana-programa-14-audios-mp3_rf_16833765_1.html

El Sahara para mi es…

La más bonita sin duda eres tu
la más autentica de todas tu
si tu me abrazas no existe el dolor
si tu me hablas yo entro en razon
Con solamente mirarme una vez
guias mis pasos allá donde voy.

Te voy a decir una cosa (Amaia Montero)

Te voy a decir una cosa, yo personalmente podría estar hablando del Sahara, y no acabaría nunca, porque siempre hay algo que me impacta un poco más, si algo que no sabía, algo que ha cambiado, y me engancha un poco más. Ua vez me dijo una conocida “el Sahara es un libro abierto, sabes cómo lo empiezas pero nunca como ni cuando acabas.” Y ¡cuánta razón!

Porque para mí te diré que es, el pueblo que luchó. Y lucha. Ejemplo indiscutible de resistencia, dignidad y sacrificio. Exiliado durante más de 40 años en el desierto más inhóspito del mundo, e injustamente ocupado, torturado, violado, secuestrado y asesinado bajo el reino Alauí.

16402024_1335620926502728_508676585_n

Pueblo que tiene por bandera la lucha pacífica, el dialogo, las negociaciones continuas con el fin de llevar lejos su lucha y su mensaje. El Sahara para mí, son los ancianos que he visto expulsados injustamente de su casa, y han vivido y viven en las peores condiciones en los campamentos de refugiados. Sí esos, que las arrugas no hacen justicia de todo lo que han vivido. Son también, las mujeres que construyeron las primeras escuelas, huertos, las primeras guarderías, y como no los primeros hospitales con la intención de volver y allí siguen cuatro décadas después. Por desgracia.

El Sahara para mi es, la infancia privada de su completo desarrollo. Los niños y niñas que desgraciadamente se ven forzados a ser doblemente refugiados en varios países para completar su formación académica, profesional pero sobre todo personal. Es por supuesto, la cantidad de amigos que la causa ha unido, y que permanecerán para siempre. Si, esos los lazos que se han creado en manifestaciones, en viajes, redes sociales y todo lo que unió el Sahara, que no lo separe el hombre.

El Sahara es además, el vacaciones en paz, ese programa que tanto vinculo ha creado y ya no sólo en España sino en y con muchos países, porque mucha gente pequeña, haciendo cosas pequeñas está cambiando el mundo. Es la cantidad de gente que año tras año se cita en las calles para sumar sus voces, para demostrar una vez más y no es poco que creen que los gobiernos deben tomar medidas y que esta situación tiene que cambiar.

16409951_1335620923169395_1531226707_o

El Sahara, es eso, y más pero también son los nervios de los viajes que tanto hacemos, las infinitas conversaciones que tenemos con nuestros amigos y conocidos haciéndoles cómplices de una causa cada vez más extendida y conocida gracias a todos los que erais, sois, y seréis “creyentes” en las injusticias, pero sobre todo a los que día a día apostáis por la libertad del pueblo saharaui.

Es que ay amigo/a no te quiero vender la moto. Pero el Sahara es hospitalidad, generosidad, cariño, comprensión, cercanía, es costumbre cultural y socialmente hablando querer sin apenas esperar nada a cambio y es que lo demuestran, de lo poco que tienen te dan más de lo que reciben, si, si. Así como lo oyes. Porque si crees que los has visto todo, que lo has vivido todo, estás engañándote a ti mismo/a, te falta ir al Sahara. Empaparte de esa dura realidad, pero sobre todo de enamorarte de su gente. Porque para mí, ser saharaui es un placer, pero el que tú lo seas de sentimiento, lo es más aún.

Benda Lehbib Lebsir.

Imágenes: Victor Jimenez y Sergio López.