Respuestas MARZO.

Y ahora  sé cuál fue la fuerza que me ató a ti,
corramos juntos vámonos de aquí
a donde tú quieras.

Manuel Medrano, Afuera del Planeta.

 

1. Le he mandado dinero a mi niña, pero realmente no sé si es mucho o poco. ¿Me puedes decir más o menos cuánto la debería mandar?
No se trata del cuanto. El gesto de por sí es tan válido como la cantidad que manda. La cosa está en tenerlos presente siempre, hablar con ellos, intentar hacer que su rutina sea menos monótona, y si se puede ayudar pues genial, pero no es el cuanto sino el hecho en sí. También, es cierto que conviene de vez en cuando (respetando vuestras posibilidades económicas) preguntar a los propios niños qué necesitan y mandárselo. E insisto, el gesto es muy valioso y se agradece de verdad.
2. ¿Cómo te has quedado en España? Proyecto de estudios, o te has quedado por otros motivos.
Me quedé por temas más bien sanitarios. Problemas de salud que tenía que afortunadamente ahora ya están erradicados. Pero también fui del proyecto Madrasa (el inverso al Vacaciones en paz)
3. Acabo de llegar recientemente del Sáhara, era mi primer viaje. No tenía ningún vínculo con la causa del pueblo saharaui pero ha sido una experiencia tremenda. Me he alojado en casa de una familia de Smara, por que participaba en la maratón saharaui 2017. Una familia humilde y muy hospitalaria. Pero quería saber una cosa que no me atrevía a preguntársela a ellos ¿Por qué las mujeres comen separadas de los hombres?
Son cuestiones meramente sociales. La sociedad saharaui no es que separen las mujeres de los hombres, que en ese sentido debo recordar que es de las más avanzadas dentro del mundo árabe-musulmán, pero sí que es cierto que los hombres comen por un lado y las mujeres por otro. Pero no es por nada en especial, sino como un rasgo social. Es un poco respetando ciertas “matices” como por ejemplo que los hombres comen muy rápido, sin embargo las mujeres es el momento en el que hablan de sus cosas se ponen un poco al día unas y otras.
4.He pedido al sobrino de mi niño saharaui para este verano pero desde la asociación me dicen que es imposible que le reclame, ¿sabes con quién debería hablar?
Si la asociación le han dicho que no, es que no se puede. No se trata del con quién tienes que hablar, creo en ese sentido que hay que respetar el trabajo que hacen las asociaciones que bastante es como para puentear su estrategia metodológica y organizativa. No creo sinceramente, que le hayan dicho que no como capricho, sino que lo habrá intentando y si no se puede pues… para el año que viene será.
5. Me gusta mucho tu blog, pero yo creo que deberías céntrate más en el vacaciones en paz porque las familias acogedoras tenemos a veces muchas dudas que no se llegan a resolver.
El vacaciones en paz, es un proyecto que me apasiona muchísimo. Y le doy el espacio en el blog que le corresponde, pero creo que la infancia de los niños saharauis va mucho más allá de los dos meses que están aquí en España. Creo que debemos y tenemos que conocer esa realidad, sobre todo por el hecho de que antes de tomar cualquier decisión, tener claro el porqué un niño saharaui actúa de una manera que a nosotros nos pueda sorprender.
6. Estoy interesada en acoger este verano, pero ya me han dicho que tengo que pagarle el billete y me parece muy caro. ¿hay alguna alternativa que rabeje el coste del billete o que vengan gratis?
Depende de lo que le haya comentado su asociación. Evidentemente, si tienen que venir los niños y la asociación no lo puede pagar, las familias deben aportar lo que les digan. Por ejemplo mi asociación, realiza proyectos a las distintas instituciones y a parte de pagar los viajes a los niños también realizan proyectos de cooperación y desarrollo en los campamentos.
7. Hace poco con motivo del día de la mujer leí que en el Sahara son las mujeres las que lo hacéis todo, pero dependéis del hombre, que contradictorio ¿no?
Es un orgullo ser mujer saharaui, tener la certeza que son las mujeres las que construyeron los campamentos, las que se sublevaron la intifada del 2005 en los Territorios Ocupadas, son las mujeres las encargadas de la administración de las Dairas (Barrios) y en sectores como la educación, política y sanidad, tiene su gran presencia y destaca enormemente su papel tanto a nivel nacional como internacional. Por lo tanto, depender del hombre no sé a qué se refiere con esa afirmación, pero yo las conozco que se han divorciado ellas sin depender del hombre, se han formado sin depender del hombre, y lo que es más que hasta el momento desde hace más de 40 años, desde que se realizó el censo en el entonces Sahara Español, no se registra ningún caso de violencia de género. Por lo tanto hablar de la mujer saharaui, es hablar de orgullo.
8. Benda, no te conozco, pero llevo tiempo siguiendote, una conocida me comentó que es posible realizar mis prácticas de educación especial en los campamentos, ¿me puedes decir con quién tengo que hablar? Te lo agradecería, porque es de cara al año que viene pero la universidad me piden solicitarlo ya antes de mayo.
 Claro. Primero tiene que mirar si su facultad tiene un convenio con el ministerio de educación saharaui. Si es que sí, la solicitud no tiene ninguna complicación porque sólo sería solicitar el (Practicum B, EXCEPCIONES) creo que se llama el documento que se rellena y eso se solicita en la misma facultad.

Si es que no tienen el convenio, entonces debe ponerse en contacto con su asociación, a su vez con el delegado saharaui y este le pondrá en contacto con el Ministerio de Educación saharaui, que será quienes le “soliciten” a usted como practicante, por lo tanto el Ministro de educación Saharaui tendría que enviarle un documento con tus datos y reclamándole como estudiante interesada en realizar su practicum en los campamentos y asegurando así, que él como máximo representante de la organización le atribuirá centro de prácticas pero sobre todo tutor.

9. ¿Se saben ya las fechas de cuándo vienen los niños este verano?

Creo que aún no se sabe nada de fechas, es aún pronto para hablar de fechas cuando aún siguen llegando listados y completando el proceso de pasaportes colectivos. Pero, suelen ser las mismas que los años anteriores, no varían mucho, más que nada porque no depende de los saharauis cambiarlas, sino de Air algerie.

 

“No duermas para descansar,  duerme para soñar. Porque los sueños están para cumplirse.”

Walt Disney.

 Benda Lehbib Lebsir.

 

 

 

El VEP, la experiencia que engancha.

Que hay cosas que no están en venta y calman la tormenta

Que lo importante no merece que se esconda entre las sombras

Que lo mejor que hay en la vida no se compra, es gratis.

Gratis (Nach)

Supongo que todo lo que yo te diga ahora mismo es poco comparado con todas las ganas que tienes tú de correr el calendario y que sea junio a la de ya. Y no es para menos de verás. No tengo palabras para agradecerte todo lo que estás haciendo y lo que harás porque un/a niño/a Saharaui este verano disfrute dos meses de lo que no podría en los otros diez restantes.

Empezaría agradeciéndotelo todo, pero verás, voy a ser breve, iré por lo más sencillo, a ver si me explico; vivir bajo los 57 grados como alcanzan en verano no es nada fácil, es todo un reto a decirte verdad. Completar su dieta alimenticia aunque sólo sea por dos meses, es un regalo. Pero sobre todo, tener la oportunidad de disfrutar un chequeo médico eso, eso sí que no tiene precio.

Como ya te habrán dicho, imagino, algunos niños vienen sabiendo algo del idioma, poco para serte sincera, pero las sorpresas vienen después, la cama será su gran enemiga y no te digo nada de los cubiertos. Ten paciencia, vienen de dormir en el suelo, de comer con la mano, de estar 24 horas del día descalzos o por lo mismo no poder estar quietos , es más, creo que sí nos volverían a bautizar a los niños Saharauis nos llamarían molenillos a todos.

Supongo como es normal, tendrás mil preguntas ahora mismo en la cabeza. Inquietudes más bien. Pero sobre todo ganas de que todo vaya bien y “que disfrute que es lo que queremos”, como me decía una conocida hace poco que se suma por primera vez a esta aventura llamada vacaciones en paz.

17352952_1513749405343355_447315582_n

En momentos así, una/o no sabe ni por dónde empezar. ¿Cómo será? ¿Le gustará todo esto? ¿Qué le hago de comida? O ¿Qué comidas debe o no comer? Te habrás preguntado por todo eso. Haz lo que haces todo el año y el/a  niño se adaptará. Soy consciente que son tantos los interrogantes  que tienes ahora en la cabeza, que me atrevería a decir que cuanto más se acerca la fecha, más nerviosa/a estarás.  Pero no es nada del otro mundo créeme, es lo más normal.

Permíteme que te diga que; existen detalles que te dejarán marcas para siempre y que te harán ver lo necesario que es tu gesto. Sí, te hablo de cuando le veas al niño/a sonreír por cosas que tú antes no valorabas. Que para ti pasaban totalmente desaparecidas. Su cara de fascinación en una tienda de chuches, su infinita paciencia en la cola del supermercado cuando tú apresuras hasta el último segundo porque aún no tienes la comida hecha.

Otros detalles, te harán reflexionar y mucho cuando le veas cerrar el grifo una y mil veces y prepárate por que te preguntará ¿y ese agua a dónde va? O por lo mismo, cuando cada vez que vea un pequeño objeto te hable de su familia o del orgullo de ser saharaui siendo tan pequeño/a.

17352904_1513755342009428_447877217_n

Sí, sé que habrás escuchado esto mil veces en los últimos días. Y sé que lo ves imposible ahora mismo. Pero yo sé que será una gran experiencia tanto para ti como para el/ella. Porque tu gesto es necesario. Porque aunque él/ella sea embajador de su causa, tú le das la posibilidad de llevar su mensaje a donde quiera que vaya. Y ¿sabes qué? Disfruta de esta experiencia. Empápate de todo lo que veas, de lo que te transmita. Permítete el lujo de ir más allá porque eso, como recuerdo permanecerá para siempre, y ojo, puede que te enamores y cuando llegue septiembre estés con el calendario arrancando hojas con mil ganas de que vuelva a ser junio de nuevo. Ahora, por favor, vívelo al máximo, te lo digo desde mi propia experiencia, por que el vacaciones en paz es una experiencia que engancha.

“Cuando llevas el sol por dentro, no importa si afuera está lloviendo”

Benda Lehbib Lebsir.

Imágenes: David Márquez.

No te equivoques, todos los días son 8 de marzo.

Sin las mujeres, los derechos no son humanos.

“Ser mujer es no cumplir únicamente los estereotipos de la sociedad, si no saber conseguir lo que quieres y obtenerlo de manera correcta. Todas somos poderosas, fuertes y capaces de lograr lo que nos propongamos. Lo importante es encontrar la mujer que realmente somos. Mujeres fuertes, valientes y luchadoras. Todas las mujeres, independientemente del país del que procedan, deberían tener los mismos derechos, sin embargo, esto no se cumple. En los campamentos de refugiados las mujeres saharauis viven con miedo y se sienten inferiores, esta situación les impide no tener la fuerza necesaria para luchar por sus derechos como ocurre en otros países, en los que la mujer puede actuar buscando la igualdad y el respeto.” Denis Morín.

“La mujer Saharaui, el ejemplo de superación. Ella es lucha constante, esfuerzo y protección. Para mí, como toda mujer, es el pilar fundamental de la familia. Ella es mi hermana, mi prima, mi amiga… es hermosa, bella en su interior con su magia de vida. Sus abrazos me trasmiten paz y amor, su sonrisa, cada vez que me ve, me hace fuerte en mis caídas. Sus finas manos de color café se mezclan con el aroma de la henna mientras prepara el té. Su melhfa de colores, la identifican bien. Ella es historia, historias de toda una vida. Sus ojos reflejan la dureza de la hamada, y la esperanza de conocer su tierra añorada. Me escucha cuando todo el mundo solo me oye. Cuando el mundo me ve, ella me mira… Me observa llorar en ocasiones. Sabe lo que pienso y el por qué de mis pensamientos. Sé mucho sobre ella y ella, todo sobre mí. Ella es, mi madre saharaui.” Laura Doblas.

 “¿Te has parado a pensar en el papel tan importante que juega la mujer en cada una de nuestras vidas? Madre, abuela, amiga, hermana… Cada una de ellas constituye un pilar fundamental en nuestra vida. Pero por un segundo, y concretando aún más. ¿Te has parado a pensar en la mujer saharaui? Ella no es solo el pilar fundamental de su familia. Es el pilar de todo un pueblo y es la protagonista de una lucha constante. Una lucha que ha llevado consigo durante 41 años con el peso de sacar hacia delante a una familia entera en un país que no es el suyo, prisionera de un árido desierto, soportando condiciones inhumanas y a la espera de su ansiada libertad. La mujer es la fortaleza, el esfuerzo y el triunfo. Pero la mujer saharaui es la lucha, la resistencia y la esperanza de conseguir ese triunfo. El triunfo de la libertad. Un Sáhara libre.” Rocío Llorente.

“La mujer, juega un papel importante en nuestro mundo. Ella es madre, esposa, hija. La mujer representa el trabajo, la lucha, la paz e infinitas cosas, pero con la ayuda del hombre. ¿Qué más da el género del que hablemos, cuando tratamos de los derechos de una persona?. No entiendo el fin de discriminarnos, de tratarnos como un ser menor, de no darnos la importancia que tenemos. Todos los seres humanos nos merecemos ser iguales, seamos mujeres, hombres, de un país o de otro, tengamos diferentes gustos, de distinta religión… Este mundo necesita más igualdad, más libertad. Por todas las mujeres que tratan de poner freno al mundo y siguen luchando. Porque ellas también se merecen ser libres.” Laura Bermejo

“La mujer saharaui, es una mujer fuerte, yo diría que es la fuerte de todas. La más valiente y la que más lucha día a día por sacar todo hacia delante. Una persona humilde pero con un corazón más grande que todo el bonito Sáhara. Una persona que está llena de bondad y alegría. Por eso quiero agradecer a todas esas mujeres saharauis que no dejan de luchar por lo que les pertenece… gracias, gracias y gracias!” Alba Cuervo.

“Hoy en el día de la mujer me gustaría que el machismo dejase de vivir dentro de muchas mujeres, que de una vez por todas, las mujeres dejen de competir entre ellas, de menospreciarse etc. Dejemos de fomentar esto y respetémonos todas y cada una a sabiendas que todas tenemos nuestras cosas y nuestras batallas. Quizás con nuestra unión empecemos a tener igualdad de oportunidades, de poder, de trabajo, de salario … Y muchas más cosas” Georgia Pérez.

“Menospreciadas, insultadas, engañadas, atacadas, golpeadas, violadas, asesinadas. ¿por qué? Por miedo, miedo y cobardía, miedo a que salga a la luz lo que realmente eres, fuerte, valiente, inteligente y luchadora. Pero sobre todo bella, por que todo eso te hace serlo. Miedo a que seas feliz y te comas el mundo con tan sólo creértelo. Creer que puedes, que sabes, que quieres… Fuiste, eres y siempre serás el pilar fundamental de esta sociedad. Sí, me dirijo a ti, madre, hermana, hija, prima, novia, amiga. A ti que sabes que eres brillo, que eres luz, que eres la luz que brilla en cada uno de los rincones más insignificantes de este planeta, porque al fin y al cabo, todo esto es gracias a ti. Todo lo que somos cada uno de nosotros, está hecho de un poco de ti. Porque sin ti, yo no sería yo, él no sería él, nada sería igual. Y todo esto, sin creértelo, sin dejar que te lo creas, así que, cuando te lo creas, acabarás con ese miedo. Estoy segura. Con ese miedo que nos menospreciada, que nos ridiculizada y que nos mata día tras día. Tu acabarás con ese miedo, tu mataras ese miedo. Estoy segura. Eres mujer, y con eso te lo digo todo. A todas las mujeres del planeta.” Olatz  Lakarta.

“Mujer saharaui, tu, sí tú, has aprendido a vivir, a amar la vida, a no conformarte, a no rendirte; has entendido, por fin, que vivir es algo más que respirar. Has comprendido el sentido del aquí y el ahora, que el presente es lo único que tenemos, y has dejado de perder el tiempo. Has logrado quererte por encima de todo, respetarte, ser una mujer fuerte, libre e independiente; auténtica y valiente. Puede que la vida no te haya tratado como mereces, que no sea lo que esperabas, pero aquí estas y aquí sigues… has ganado batallas, has logrado vencer al miedo, has reído hasta llorar, y has llorado en el exilio, bajo la ocupación Marroquí, y en otros mil rincones del mundo por estar separada de los tuyos. Has aprendido, sentido, amado, perdido, y qué más da? Porque has luchado, y Luchas y me consta que no te has rendido aún. Has cumplido sueños, y has seguido soñando. Has comprendido que la vida es continuar y mientras tú continúes… habremos ganado.” Benda Lehbib Lebsir.

Hablar de la mujer es tan atractivo como desafiante, por eso para este post he contado con la colaboración de amigas, compañeras pero sobre todo mujeres,  jóvenes y solidarias para hablaros un poco de la mujer. Muchas gracias chicas, colaborar con vosotras ha sido lo más.

¡Un besazo chicas!

“La cuestión no es quien me va a dejar, es quién me va a parar.” Ayn Rand.

Vídeo de la iniciativa #Noteequivoques  https://www.youtube.com/watch?v=KESW_EBVV1Y

La infancia desconocida.

Atrévete a ser optimista, a formar parte de la resistencia que forman los seres extraordinarios, quienes logran construir el futuro.

Miguel Ángel Cornejo.

Siempre he tenido la curiosidad de saber qué tipo de dificultades tuvieron mis padres cuando llegaron a los campamentos de refugiados procedentes del Sahara occidental. Siempre, insisto, desde pequeña he tenido esa necesidad por saber cómo vivieron sus primeros años de vida separados de sus padres, cómo niños de 6 y 2 años se enfrentaron en solitario a esas dificultades que supone vivir en el exilio. Mi padre, un señor de pelo ya completamente blanco, con tez clarita, sin arrugas aún,  y una mirada marcada por los 41 de exilio. Tuvo la suerte, como el mismo dice con orgullo, de estudiar en Cuba ingeniera aeronáutica, y actualmente vive en los Campamentos con mi madre y tres de mis hermanos.

Este verano, alrededor de un té, que le estaba preparando, le fui preguntando poco a poco sobre aquella situación, entendiendo que era un tema bastante difícil pero sobre todo que al ser un niño tan pequeño entonces le podría traer algún que otro recuerdo, y así fue. “Las dificultades que tuvimos fueron tantas que no las podría numerar una por una. Pero personalmente creo que el mayor problema que tuvimos fue el momento en que llegaron los marroquís a ocupar nuestro territorio allá por el 1975.” Me decía mientras se colocaba dos cojines en una alfombra en el suelo para tumbarse.

15621667_1438991706133303_6353508539334043958_n

Le pasé el primer vaso, amargo como la vida, y le invité a que siguiese en la conversación preguntándole un poco sobre qué recuerdos tenía de esos momentos llenos de angustia, inseguridad, etc. A lo que rápidamente, sin acabar mi pregunta me respondió “recuerdo perfectamente cómo iban saliendo la gente de sus casas, íbamos en una dirección sin sentido. No sabíamos dónde íbamos a asentarnos ni nada por el estilo. Nos fuimos un poco por el miedo, la violencia y por todo que nos decían que iba a suceder a lo largo de esos días. ¿Me entiendes verdad, hija?” No, no entiendo, papá, le respondí, para seguir en el hilo de la conversación.

“Yo era bastante pequeño, me fui con gente que no eran mi familia porque mi madre se fue en un coche con mis otras dos hermanas mayores. Y junto con mi hermano nos fuimos con mucha gente que ni conocíamos, no sabíamos a dónde íbamos ni nada. Pasaron exactamente siete días y no sabíamos dónde estaba mi madre ni mis hermanas. Tras andar muchos kilómetros, llegamos a un sitio donde había una base militar del Polisario, que era como un punto de encuentro para los que veníamos de los territorios ocupados. Esta base militar solo tenían un coche, y la verdad es que nos trataron muy bien.” Fijé mi mirada en la suya y en seguida, aprecié la emoción de mi padre, pero seguía con la curiosidad de saber un poco como les organizaron y sobre todo como un niño de 6 años tenía que vivir en esa situación.

11022410_870943879637104_3891998622818947176_o.jpg

“Nos organizaron de tal manera que primero tenían que comer las mujeres, y los niños. Los hombres se encontraban vigilando el territorio. Solo estuvimos allí un día. En ese coche que tenían montaron a las mujeres y cada una intentó sentar encima suyo a uno o dos niños, y nos mandaron escoltados con dos militares que conocían el terreno. Los hombres sin embargo iban andando. El recorrido lo hacíamos de noche siempre, por seguridad y de día nos dejaban descansar, pero sobre era un poco la estrategia por miedo a que nos bombardearan (los marroquíes).”

Con su chilaba azul, y turbante verde se volvió a colocar, y en ese momento aproveché para pasarle el segundo vaso de té, y esta vez dulce como el amor o eso dicen, le comenté entre risas, y con una sonrisa me siguió la broma. Se encogió de hombros y se pasó el turbante por la cara, con una voz cada vez más pausada, siguió “llegamos a mheiris, allí nos quedamos tres días. En el montón de aquella gente, mi hermano que era más mayor que yo encontró a mi madre, no recuerdo exactamente cuántos éramos. Nos organizaron, pero no había jaimas, lo que las mujeres hacían era coger melhfas e improvisaban una jaima donde se podía refugiar el mayor número de personas. No teníamos ropa, ni comida y lo poco que había lo repartían entre los muchos que éramos.”

En ese mismo instante, nos interrumpió mi sobrina pequeña que se acercó a llamar la atención de mi padre y se quedó acoplándose a una conversación que no dejaba indiferente a nadie de los que estábamos en esa habitación haciendo sombra a los 54 grados que debía de hacer fuera. “Sufrir, sufrimos bastante, no te voy a mentir. Pero no se notaba. La gente sabía perfectamente que eran muy malas condiciones no había comida, pero el ánimo entre nosotros era bueno. Incluso, una de las primeras medidas que tomaron fue como enseñar a los niños y entretenerlos, y lo que hacían era juntarnos a todos donde se situaba un árbol (un punto de encuentro o de clase), se colocaba un señor que hacía de profesor y en unas piedras nos ponían frases que teníamos que repetir y aprender.” Y sabes ¿qué hija? Lo consiguieron. Afirmó con más orgullo aún dejando en el vaso del último té con fuerza en tabla.

“Las palabras solo pueden tener efecto en ti, si tu decides escucharlas”

Benda Lehbib Lebsir.

Fotografías: Bachir Lehdad.