Los mandamientos del Vacaciones en Paz.

Todo lo que olvidas de repente
todo lo que murmura la gente
todo lo que nunca
y lo que siempre.
Todo, Enrique Bunbury.
Hay ciertos aspectos que tienes que conocer antes de acoger, y supongo que tus dudas van en aumento conforme se va acercando junio, por eso desde aquí te quiero poner al tanto, son los mandamientos que has de saber para comprender a un niño Saharaui.
Antes de acoger te aconsejo empaparte de su historia, de su contexto social-político porque van de la mano. Del porqué el vacaciones en paz y qué historia hay detrás de todo ello. Te sorprenderás créeme.
Serás su primer “hola”, sus primeras palabras dichas en un idioma totalmente distinto del suyo materno, una cultura complemente opuesta a la suya y un sinfín de cosas que solo tú le podrás enseñar.
Debes conocer por adelantado, que el viaje de los niños desde que salen de los campamentos hasta que llegan a tu casa es una verdadera odisea, no te preocupes porque llore, o porque los primeros días no quiera comer nada ni tampoco te desesperes cuando le preguntes y no te conteste, no es que no quiera es que no sabe en la mayoría de los casos lo que le estás diciendo.
Debes saber, y muy bien, que sus costumbres son totalmente diferentes a la tuya, pero no por ello tengas que hacer lo que no haces nunca, todo lo contrario. Tienes que plantear normas, enseñarle lo que tú sabes e improvisar porque no olvides que eres su referente en esta aventura y sólo lo que tú le enseñes será lo que el día de mañana podrá contar de lo que para un niño saharaui es una experiencia irrepetible.
17690458_1396124650452355_186993209_n
Debes saber y muy bien, cuál es su contexto familiar, cuántos hermanos tiene, con quién vive. Porque aunque te parezca curioso los niños saharauis son más hijos de sus abuelos que de sus propios padres, así que no te sorprenda que te hable de su abuela cómo su propia madre y de su madre como su hermana. Es más que nada un gesto de respeto, admiración por llamarlo de una manera.
Son niños risueños la mayoría de ellos, todo lo que ven llama su atención, por eso, que no te resulte extraño que un simple ascensor o un grifo de agua sea su punto de curiosidad durante un largo tiempo.
También debes saber, que son niños muy sociables, les verás entablar amistades con todo el mundo aunque sólo sea para decir su nombre y con un orgullo casi indescriptible su identidad de ser saharaui.
17776864_1396124550452365_1701747647_o
Debes saber y de antelación lo mucho que les cuesta mostrar su cariño, y no es que sean fríos es que no están acostumbrados a dar besos y abrazos constantemente pero te puedo asegurar que captan y muy bien todo el cariño que les das. Ten en cuenta que no porque les des más cosas materiales les haces más felices, todo lo contrario. Ni tampoco porque hayan estado aquí dos meses teniéndolo todo o casi todo cuando vuelvan sea un problema, todo lo contrario.
Dos meses dan de sí más de lo que te imaginas y vuelven contentos y felices, vuelven a su casa con los suyos y con una complicidad exagerada intentan contarlo todo. Ahora que lo sabes, y también te diré que yo lo sé: eres la madre/Padre de acogida que el niño o la niña saharaui está deseando conocer por eso, desde aquí ¡a por ello!
“No corras. Ve despacio, que donde tienes que ir es a ti mismo…”
Juan Ramón Jiménez.
Benda Lehbib Lebsir.
Imágenes: Laura Bermejo.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s