La revolución del teléfono en los Campamentos.

El verdadero progreso es el que pone la tecnología al alcance de todos.

Henry Ford.

Nunca me había sentido tan bien. Era como estar en una nube literalmente. Eso que siempre soñaste y que nunca supiste como era en la realidad, y con el paso del tiempo vas viendo que acaba llegando de una manera u otra.

De esas veces que piensas que va a ser algo normal. O no quién sabe. Pero acaba siendo algo fascinante. Empiezo por lo más básico; las veces que uno/a ha sacado la placa solar en los Campamentos para cargar aquellas baterías que entendías como algo mágico, porque al paso de unas horas y por arte de magia iban a dar luz y a iluminar la Jaima, el baño, la cocina y las habitaciones, etc.

A lo que le siguió el hecho de que había un solo teléfono para toda la wilaya. Lo que se traducía en una infinidad de horas haciendo colas para esperar una llamada y como no poder llamar (siempre salvando los recursos), os hacéis la idea ¿Difícil verdad? aquellos/as que habéis conocido esta situación, sabéis perfectamente de que hablo.

16111407_10210273160159573_486921783_n

Me explico. Cuando empecé a venir a España por primera vez allá por el 2001, en los Campamentos no había ni luz eléctrica ni mucho menos teléfonos. En mi estancia los dos meses en Palencia, los pasé sin apenas comunicarme con mi familia. Las circunstancias eran diferentes, ni mejores ni peores que ahora, simplemente eran otras circunstancias.

Con el paso del tiempo fue cambiando la situación y en algunos sitios muy concretos, haciendo malabares con las alturas sobre todo con algunas montañas y en algún rincón de la jaima haciendo uso de los móviles con la famosa antena, podían así comunicarse. Y creáis que no pero se notaba el avance y bastante además.

Ahora es distinto. Y todos somos conscientes tanto de las ventajas como de los inconvenientes de la revolución o el boom de las nuevas tecnologías en los Campamentos. Hecho que se percibe claramente en la frecuencia y la facilidad con la que nos comunicamos con nuestras familias a pesar de la distancia ¿Quién no ha recibido una foto de su niño/a saharaui y ha pensando ¡que alegría! desde el Sahara me llega su foto por whatsaap? ¿A quién no le han llamado ya su familia saharaui o incluso poder verles a través de alguna aplicación, y pensar que está allí con ellos?

Campamento Dajla.jpg

También es cierto que dentro de esa “revolución” en los Campamentos se ha perdido un poco la esencia de poder sentarse a hablar sin tener que mirar a la “maldita” pantalla. Sin tener que estar buscando donde cargar el teléfono o pidiendo la contraseña del wifi. Y lo cierto es que incluso esas “pequeñas” modificaciones son anecdoticas porque no deja ser un Campamento de Refugiados donde al igual que cualquier sitio sobrevivir a la tecnología es un reto.

No sé vosotros, pero pienso honestamente que el avance ha sido bueno salvando las distancias evidentemente. Y el momento no podía ser mejor. Porque ahora gracias a eso nueve meses lejos de la familia no es tanto como parece. Y un día malo no es tan malo si acaba con un audio de mi madre o de mi padre, o con una vídeollamadascon mis hermanos. Y porqué no. Un día es un día. Y hay que aprovechar. Ahora sí que estoy por las nubes. Porque gracias a esos avances tecnológicos, hoy he podido hablar con mi madre, y lo mejor aún, la he visto. Y eso sí que no tiene precio.

” La tecnología, como el arte, 

es un ejercicio altísimo de la imaginación humana.”

Daniel Bell.

Benda Lehbib Lebsir.

Fotografías: Carmen Piñeiro y Víctor Jiménez.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s