El Siroco, una tormenta más…

“No es la especie más fuerte la que sobrevive, ni la más inteligente, sino la que responde mejor al cambio”. Charles Darwin.

De esos días que de pronto empieza a oscurecer, desaparece rápidamente el sol y empieza a refrescar, algo muy poco habitual en los Campamentos de Refugiados Saharauis. Por lo pronto, todos con la mirada puesta en el cielo, y con ello predecir lo que todos podrían traducir como un cambio repentino e incluso poco esperado.

12659706_1033178686746955_757868195_n

Se apresuran a tenerlo todo controlado, y se reparten las tareas para agilizar cuanto antes lo que sería la recogida de todo el material de las casas. Los niños, como siempre jugando, y en la mayoría de los casos observando detenidamente cada detalle y como no, analizándolo en profundidad. A lo largo de la noche, más de una vez, te levanta el ruido de las puertas de la jaima golpeando tan fuerte como si de un fenómeno atmosférico importante se tratara.

12626147_1033178670080290_391452542_n

Pero es sólo el siroco, hecho habitual y rutinario en los Campamentos. Es tan rompedor que se aprovecha al máximo, es más se disfruta. Recuerdo la expectación que suponía y con la que miraban los adultos a los niños mientras se limpiaban los ojos de arena.

Es una tormenta más o menos fuerte, dependiendo del momento en el que se produce y de su duración, pero sí que es cierto que es impresionante lo que se crea a su alrededor. Entre todos nos dedicamos a recoger y a tenerlo todo cerrado, a abrigarnos y a taparnos la cara y los ojos; el resultado de una “batalla” casi perdida es que acabamos con arena hasta en la nariz, pero siempre es divertido estar pendiente de los niños, de que entren en casa y sobre todo que se mantengan al alcance de sus padres.

12650330_1033178676746956_1450960417_n

El siroco va y viene como cualquier otro hecho atmosférico, pero qué sería de un desierto si no hubiese siroco… Esa tormenta de arena que al fin da un poco que hablar entre los componentes de una familia, llamándose unos a otros y manteniendo viva siempre la esperanza de resistir y más que de desistir. Y como bien decía Phillip Bosmans “No puedo en un sólo día cambiar el desierto, pero puedo empezar haciendo un oasis.

Benda Lehbib Lebsir.

Imagenes: Victor Jimenez.

Anuncios

3 pensamientos en “El Siroco, una tormenta más…

  1. Pingback: El Siroco, una tormenta más… | Voz del Sahara Occidental en Argentina

  2. Mi Benda…como siempre haces vivir el propio siroco como si lo tuvieses delante. De hecho en mis viajes me he encontrado con este fenómeno, que no deja de ser otro de los tesoros que estoy segura tiene su simbolismo…”Las voces de los familiares separados por el muro que os animan a continuar resistiendo…” o “Nuestras voces que les acompañan en la larga espera…” Me haces soñar con tus relatos de una realidad…barnizada con la tinta de ti pluma….

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s